carrusel

Más información próximamente.

EspacioMuseo de la Solidaridad Salvador AllendeFecha2012LugarSantiago, ChileLinksmssa.cl

A continuación texto extraído de Tesis de Magister en Artes de la  Universidad de Chile  “Rivadavia 6676”. Una historia que no viví de Manuela Flores.


Exposición En Medio, Arte y Sociedad. Colección permanente Museo de la Solidaridad Salvador Allende.

 “Adelante, con todas las fuerzas de la historia”.

La obra “Carrusel” lleva en tus asientos esta frase, que puede ser leída cuando el juego está detenido y se pierde cuando el juego está siendo utilizado.

La frase fue dicha por Miguel Enríquez, Secretario General del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), en un acto en el Teatro Caupolicán un par de meses antes del Golpe Militar el año 1973 en Chile. Hace referencia a un estado de posición frente al Golpe que era inminente. El discurso de Miguel Enríquez es el último que realiza en democracia y señala la necesidad de resistir, luchar y vencer.

Esta consigna renace en el año 2011 en una de las manifestaciones más emblemáticas de los estudiantes que es llevada en un lienzo afirmado por estudiantes de la carrera de Historia.
A Un año y tres meses de ese discurso, Miguel Enríquez fue asesinado. Sus seguidores conmemoran el legado político de su líder a partir de la fecha de su muerte. Homologan el mes de octubre como el mes del guerrillero heroico al coincidir el mes con el asesinato del Che Guevara el año 67 en la selva de Bolivia. Esta relación hace surgir una fecha en un calendario que no existía al momento del discurso. Como dice Benjamin “La gran revolución introdujo  un nuevo calendario, el día en que empieza un calendario oficia como un abreviador del tiempo histórico”.

En el 2011 fui convocada a la marcha universitaria por la educación gratuita y contra el lucro. Experimenté como joven y recién egresada de la universidad, sensaciones únicas al sentirme parte de un movimiento juvenil. Por la Alameda, avenida central de la capital de Chile, miles y miles de jóvenes, mujeres y hombres, desfilaban con enormes pancartas y lienzos, gritos y cantos para dar a conocer la realidad de la educación de nuestro país. No solamente eran jóvenes los que desfilaban sino sus padres y también sus abuelos, de a poco se convirtió en un movimiento social mayor.

En un momento de la marcha vi un grupo de la carrera de historia que venían con una pancarta extremadamente grande donde por primera vez leo la cita. Este hecho me llamó la atención e investigando el origen y el contexto de la cita fue que llego a testigos que estuvieron presentes en el acto político realizado en el Teatro Caupolicán en el mes de junio de 1973, donde Miguel Enríquez termina un discurso con esta consigna.

Vista obra Carrusel. 2012

Movimiento estudiantil

Durante el año 2011 se concentraron una serie de movilizaciones sociales e hitos que marcaron los últimos años del país, por ejemplo las manifestaciones territoriales en Magallanes, medioambientales contra HidroAysén, el caso La Polar, entre otras. En este marco, el movimiento estudiantil ocupó un rol relevante ya que, a través de paralizaciones, marchas y “tomas” que duraron alrededor de seis meses, pudo instalar la demanda de educación pública, gratuita, de calidad y sin lucro.

Su importancia radica en que, por un lado, su demanda cuestionaba uno de los principales pilares del modelo económico y social chileno, ya que el endeudamiento y el negocio de los derechos sociales se entendían como un abuso. Por otro lado, la ciudadanía simpatizó con los estudiantes, compartió esta demanda y avaló sus manifestaciones creativas (Ej: 1.800 horas de trote frente a La Moneda o el Triller de Michael Jackson), instalándose un nuevo sentido común de cambios frente a lo que se consideraba injusto, de forma transversal en la sociedad. Como señala Alberto Mayol, “La crisis planteada por los movimientos sociales en contra de diversas formas de injusticia marca una herida con todo un conjunto histórico de concentración de poder que parece estar en una condición de cuestionamiento severo”.

Realizo una presentación de dos hechos y sus diferentes contextos que tienen como protagonista una misma frase: El origen en la voz de Miguel Enríquez el año 1973 y el momento en que considero que se activa, el año 2011. Se activa porque se actualiza generando una nueva experiencia, en un país con conflictos nuevos y protagonizada ahora por nuevos jóvenes. Pero existe un tercer hecho, cuando el “Carrusel” presenta la misma frase, ya no es la voz de Miguel y tampoco la del movimiento estudiantil, sino que se posiciona de manera autónoma como una obra que presenta y pone en tensión una situación: la operación de citar.

“Hay algo de divino, según Benjamin, en el acto de citar, algo de una divinidad que no preside, que no precede ni sucede al acto mismo de citar. Arrancada de su contexto original, la cita subvierte el orden de la mismidad,  desmiente la apariencia -esa que tan fácil y tan profundamente nos cautiva- de que las cosas son siempre las mismas. Como el despertar, la cita es experiencia dialéctica de una interrupción, manifestación de esa diferencia imponderable que de parte a parte atraviesa el corazón de lo mismo. Lugar de paso, como el despertar, la cita es insituable, inapropiable, y como el despertar, es el tiempo inconmensurable y fugaz de una transición.”

La operación de citar activa algo que en el contexto original no había sido activado, como una fuerza que no estaba en el texto original, al citar entonces se potencia algo diferente, no es solo actualizar lo mismo sino independizar. El presente es el lugar donde el pasado puede ser citado, pero el presente entendido como lo plantea Benjamin, no como el momento de tránsito entre el pasado y el futuro, sino como el momento en que se activan todos los tiempos.

“Carrusel” quiso instalar una paradoja, mirando hacia “adelante” con las fuerzas del pasado, mis trabajos en ese sentido no conmemoran un momento histórico, no se presentan como memoriales, sino con el objetivo de activar de alguna manera estas historias.  La paradoja es que la frase propone una dirección cuando la naturaleza del propio objeto ofrece dos direcciones válidas, haciendo que posiblemente el momento de mayor activación de este sentido sea cuando el carrusel está en movimiento y por consiguiente no se lee la frase.

Que la obra haya quedado en la colección permanente del Museo, refuerza un sentido de la posición temporal, pues pasan los años y la frase sigue y seguirá a la vista, más ahora que cuenta con un compromiso de conservación.

“Carrusel” puede ir hacia adelante, hacia atrás y puede detenerse, el hecho de que se mueva no significa que avance: esta obra representa el ejercicio de la memoria, que para mi, es el ejercicio de la historia.