circuito de escape

Más información próximamente.

EspacioMuseo de la Memoria y los Derechos HumanosFecha2011LugarSantiago, ChileLinksww3.museodelamemoria.cl

A continuación texto extraído de Tesis de Magister en Artes de la  Universidad de Chile  “Rivadavia 6676”. Una historia que no viví de Manuela Flores.


La obra corresponde a una interpretación de hechos históricos que afectan de alguna manera el paso de un tiempo que separa generaciones y une contextos. En la medida que nos disponemos a entender y dilucidar una historia tapada por varias capas de información tomamos conciencia que lentamente se ha ido completando la línea con piezas claves que se relacionan a diversos procesos de censura.

En esta ocasión hay dos hechos que relaciono, se sitúan en el período de Dictadura en Chile. El primero tiene relación directa y personal con un familiar que fue testigo de la historia, en el año 1974 es “entregado” por un delator o doble agente al organismo represor, que era el Servicio de Inteligencia de la Fuerza Aérea (SIFA); es en ese momento que mi familiar recibe una bala en su brazo que marca un hito importante porque lo detuvo por dos años. Si bien su herida fue curada al momento de recibir el balazo, la bala no fue extraída y la tiene en su brazo hasta el día de hoy, oculta.

Circuito de Escape. 2011. Exposición Discreción, Museo de la Memoria y los Derechos Humanos.

Desde siempre me interesó esta historia familiar, mi tío tenía una bala en su brazo. Como en muchos casos, hay personas que prefieren no hablar de estos temas y una de esas personas es mi tío. Solo cuando recibí la invitación a exponer en el Museo de la Memoria, él accedió a entregarme la imagen de la radiografía que muestra el plomo en su cuerpo. Por la cantidad de años que han pasado, el plomo – parte de la bala que se dispara – ya es parte de su hueso, sería mucho más delicado intentar extraerlo, sin embargo puede vivir sin que eso le provoque algún inconveniente. La bala está oculta al igual que mucha información de estos años, es su propio cuerpo el que realiza un ejercicio de censura, y una reacción a ese ejercicio se pudo llevar a cabo al visibilizarlo, la única acción real para hacerlo es a través de la imagen de la radiografía. En este sentido esa imagen, este archivo, se vuelve fundamental y protagonista de una parte esencial de mi trabajo “Circuito de Escape”.
El segundo hecho es el siguiente. Durante la Dictadura de Pinochet, los “servicios” de seguridad se movilizaban en automóviles sin ninguna distinción visible, salvo una,  la antena de la radio con la cual se comunicaban entre ellos, ésta se encontraba ubicada en el  capot del automóvil en el lado derecho y se diferenciaba a las otras comunes ya que era más pequeña. Con el tiempo los resistentes a la dictadura identificaban a los automóviles represores por la antena aunque no tuvieran otros distintivos visibles.
Fue así como ellos eliminaron la antena visible. También se sabía que los agentes represores usaban un tipo de automóvil que al principio se podía identificar, pero estos modelos eran usados por otras personas pues se vendían en las tiendas del rubro. El sistema al final fue poco preciso, fue así entonces, que un grupo del MIR  debió descubrir la forma de poder identificarlos con el fin que los  resistentes pudiesen protegerse. Una manera fue estudiar sus placa-patentes donde finalmente se logró establecer que había dígitos correlativos, fue en esa tarea cuando se descubrió que la antena desaparecida estaba ubicada horizontalmente en el tubo de escape. Hecho que se sitúa entre los años ´82 y ´83.

Todo este modo de proceder habla de un sistema de vida propio de ese período: lo oculto, las dobles lecturas, las inteligencias desarrolladas para combatir, etc. Son estos conceptos los que me interesan y dan sustento a la creación de la obra.

En esta medida abarco un tema de la historia que me pertenece sin haberlo vivido, existe una conexión donde mi biografía está íntimamente ligada a lugares específicos, cargados sentimental y políticamente, abordo un tema de un pasado ausente que se vuelve presente y actual debido a que no se ha terminado de completar la línea objetiva de información.

“Circuito de Escape” es una instalación realizada con tubos de escape de automóviles usados, que quedan expuestos como protagonistas de un recorrido aparentemente sin salida, de manera vertical y afirmados de una base que cumple más que esa función.

La tarima es una elevación de la forma de la bala de mi familiar, sacada de una radiografía que además tiene un texto explicativo del problema: Elemento radiopaco en partes blandas en el tercio proximal del húmero compatible con bala. La radiografía que se realiza cada cierta cantidad de años vuelve a pasar por evaluaciones de diferentes médicos que explican y describen el objeto de estudio desde puntos más amplios para siempre volver a la misma conclusión: una bala. En la instalación ese mismo texto forma una parte más que se relaciona con el total.

Archivos y bocetos obra Circuito de Escape. 2011.

La elección del texto en mi trabajo, funciona como un dato más dentro de una serie de elementos que se comunican. Es igual de importante, la forma, el color, la decisión de cómo instalar el objeto, como también lo es el texto. La decisión de trabajar con el informe médico tiene que ver con elegir otro lenguaje legitimado y objetivo para hablar de un mismo problema.

“Circuito de Escape”: dos palabras y un conector establecen un concepto visual superior a un título. La palabra circuito refiere a un trayecto y un recorrido. Escape se usa para hablar, por ejemplo, de la acción de unos reos rematados de una cárcel, hasta la definición de una puerta alternativa de un establecimiento de uso masivo como un estadio, cine, una clínica, etc. Juntas las palabras circuito y escape se convierten una invitación a sumergirse en varias capas de lecturas.

Técnicamente en mecánica automotriz se entiende circuito de escape como el conjunto de tubos o conductos que permiten a los gases de la combustión del motor escapar al medio ambiente. En otro ámbito escape se entiende, como la acción de evitar una sentencia o acción jurídica impuesta desde otra ideología o visión humana de la vida. También lo entiendo como sinónimo de fuga, en definitiva, es la acción que permite reconocer un camino para la salida a una decisión arbitraria y contra la voluntad de una persona.

Una acción que busca reprimir y castigar se transforma en lo antónimo, pues al descubrirse (la antena en los tubos de escape) genera lo contrario a lo deseado. Las víctimas pueden reconocer a sus victimarios y evadirlos (escape) todo lo anterior se establece como un circuito de escape, es decir un conjunto de elementos por los cuales, se definirá una situación donde el entendimiento verbal no ha prosperado permitiendo una salida a dicha controversia.